5 abril, 2016

Aikido

Origen y Tradición

El AIKIDO fue fundado en los años veinte del siglo pasado por el maestro japonés Morihei Ueshiba(1883-1969) después de incursionar en diversas artes marciales. Por su propósito e historia, el AIKIDO se inscribe en la tradición de los budos japoneses, los cuales, más allá de su técnica, se representan como disciplinas educativas de búsqueda y no como conjunto de recetas con vistas a aplicaciones inmediatas.

Universalidad

Sin embargo, en esta familia de budo, el AIKIDO afirma su originalidad por la naturaleza de la respuesta que ofrece al problema de la violencia o de la agresividad. En efecto, no tiene nunca como objetivo la negación del otro por la destrucción o incluso por la disuasión, sino que pretende considerar el conflicto como una situación de comunicación, domesticar la agresividad y permitir a los dos interlocutores salir de la espiral de la violencia.

El Dojo

Esta noción desciende directamente de la tradición japonesa y es indispensable comprenderla bien para aprovechar plenamente la enseñanza. El Dojo es el lugar de la práctica, debe ser considerado como un lugar privilegiado, regido por reglas que pueden resultar chocantes pero que se justifican por la voluntad de orientar la actitud y la atención del practicante a fin de dar densidad y profundidad a este espacio-tiempo tan particular.